Cuentos Positivos

Ahora es… los días sin MÁS

posted by Elisa Macías 20 enero, 2015 2 Comments

“Mas” se sentó en un banco del parque, no estaba aburrido, se sentía extraño, algo triste. Guardaba en su mochila una colección completa de cromos, la tablet y otros dispositivos con los que digitalizar el juego.

“Mas” prefería el contacto del “pilla pilla” y las carcajadas con el parchís, pero desgraciadamente muchas veces se encontraba solo. Sus padres pasaban cada día MÁS horas fuera de casa, trabajaban MÁS… para comprar MÁS ropa, MÁS juguetes, MÁS chuches, MÁS antojos… En su vida todo era MÁS, incluido ese apodo de Máximo, sin embargo a medida que crecía encontraba MÁS triste a su familia, MÁS enfadada a su hermana adolescente, MÁS cansada a su madre y MÁS ansioso a su padre. En sus largos ratos de charla interior, “Mas” aprendió a valorar cada minuto de soledad, y también a sacar ideas traviesas que se cruzaban entre sus neuronas… “Mas” pensó que había llegado el momento de proponer un cambio, y como si fuera un dibujito de cómic, encendió su bombilla particular y proclamó “EL DÍA SIN MÁS”. Habló con otros peques repletos de MÁS en casa, y organizaron la celebración con distintos aliados: el profe de clase, la directora del cole y algunos papis exhaustos de MÁS. Hicieron invitaciones para un pueblo entero… de hecho en el patio de recreo de la escuela no entraba nadie MÁS…

Entre los muchos juegos propuestos… estaban el ÚLTIMO MÁS: seres humanos de todas las edades enumeraban los MÁS que querían dejar, y cogían nuevos MÁS que no eran MENOS.

– “Quiero dejar MÁS zapatos”, gritó un papi, y a continuación abrió la nota regalo que acababa de conseguir… “MÁS PASEOS descalzo”.

– “MÁS COCHES”, lanzaron una pareja, y leyeron la respuesta, “MÁS ÁRBOLES para compartir la vida”.

– “Cambio MÁS ESTRÉS…”, dijo una mami por “MÁS SONRISAS CONTAGIOSAS”.

Un profe comentó su experiencia personal, se había pasado muchos años con otros trabajos para conseguir MÁS DINERO… y ahora se preguntaba ¿para qué? Comprende que ya es rico, tiene mucho amor, y pide MÁS PAZ.

Otros reconocieron MÁS SEXO, y ahora esperaban MÁS SEXO SENTIDO, MÁS BESOS, MÁS JUEGOS, MÁS IMAGINACIÓN…

“Mas” se sintió lleno cuando contempló MÁS CARCAJADAS que nunca con sus padres, y con mujeres y hombres dispuestos a emprender el camino de MENOS MÁS por otros MÁS. Su experiencia se ha convertido en una EPIDEMIA DE ENTUSIASMO, y son MÁS, MUCHOS MÁS los que cada día eligen una vida intensa, apasionada, con MENOS requisitos materiales y MÁS ILUSIÓN…

¡¡A por los días SIN MÁS!!

También te puede gustar...

2 Comments

Maria 14 febrero, 2014 at 8:24 pm

Desde luego cada día estamos más inmersos en conseguir más cosas que nos olvidamos de tener tiempo para disfrutarlo con los nuestros y también con nosotros mismos. Desde luego que tenemos que preocuparnos por cambiar nuestros MÁS. 🙂

Reply
Elisa Macías 14 febrero, 2014 at 9:16 pm

Podemos vivir sin muchos MAS. Gracias María 😉

Reply

Leave a Comment